¿Por qué mi esposo no me toca? Te damos 4 razones

22 de julio de 2022

Para entender esta pregunta lo primero que tienes que saber, es que el tema no es analizar y cuestionar solamente a tu esposo, es también reflexionar sobre ti y dar una mirada a la dinámica de los dos en la relación para ver el efecto de la situación que hay en ambos. En este artículo te contamos las 4 razones principales por las que algunas mujeres se preguntan “¿por qué mi esposo no me toca?” y cómo identificarlas.

1) Falta de intimidad de la pareja

Es común enfocarse únicamente en revisar el momento sexual; si hubo placer, deseo, intensidad o respuesta de su parte, pero en realidad es más que eso. La vida sexual refleja el estado de la relación. La intimidad juega un papel crucial, pues no solo es esa parte, también es el vínculo de complicidad que lleva a un punto de unión en el que ambos son cómplices; reflexiona sobre el espacio cotidiano donde se entienden con señales y miradas.

 

Si no hay espacios seguros en la intimidad donde se cuentan cosas y existe una identidad sólida, difícilmente se van a llevar bien en la sexualidad.

2) Rutina en la dinámica sexual

En el momento en el que el encuentro se vuelve algo predecible, se empieza a perder la magia. Los dos de una u otra manera buscan satisfacerse y por lo general, sucede en un día fijo de la semana, después de una actividad típica o una cita concreta.

Si esta es la causa, cuando te preguntas “¿por qué mi esposo no me toca?”, es muy probable que empieces a notar cómo ya no hay sorpresas, creatividad ni espontaneidad y las fantasías sexuales se quedan a la deriva; la rutina termina haciendo que el acto sea solo un impulso físico que lleva a incomodidades y obligación.

3) Prevención de pareja a reaccionar

Culturalmente el sexo se ha convertido en una táctica de manipulación femenina hacia el hombre como premio o castigo por no cumplir con un acuerdo. Naturalmente, negar esa presión carga el ambiente sexual con tonos de tensión, provocando pérdida del momento de calidez y decaimiento del deseo de tu pareja por una espontaneidad.

4) Siendo afectado por situaciones externas

Es normal que se muevan inseguridades al preguntarte “¿por qué mi esposo no me toca?” como pensar que hay alguien más o no te quiere y desea. Sin embargo, debes tener en cuenta que hay factores externos como las cargas emocionales en el ambiente laboral, por ejemplo. El cansancio físico y el estrés afectan la líbido al mantener la mente en otro lado. Otro tipo de causas están relacionadas con familiares, los hijos e incluso discusiones con tu esposo; el hastío o un constante rechazo genera una barrera en la comunicación que los pondrá predispuestos a no hablar o indicar lo que quieren.

La importancia del apoyo profesional

Reflexiona sobre lo que sucede en la vida de los dos porque también puede tratarse de algo personal y completamente físico; un tema de salud fuerte o enfermedades relacionadas como la impotencia que pueden afectar el deseo. Por otro lado, tú como mujer puedes desarrollar inseguridades relacionadas con el post embarazo como los senos caídos o las estrías; si rechazas tu cuerpo, puedes transmitir eso a tu pareja.

El apoyo de un profesional te ayudará a identificar la verdadera causa por la que ocurre esta situación; guía en la construcción de la intimidad, indica si hay una posible rutina y cómo trabajar individualmente para llevarlo a la relación. Adicional, el experto posee  herramientas para resolver las causas y generar confianza mutua y personal, porque más allá de generar un espacio sexual es identificar los puntos a fortalecer y desarrollar para que la dinámica, vuelva a ser tan próspera como lo has deseado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Cart
    × ¿Cómo puedo ayudarte?